Los nuevos ‘Repartimientos’ en el Cehegín del siglo XVI. Por Francisco Jesús Hidalgo, archivero municipal y cronista auxiliar

 
 
En Cehegín se puede hablar -al igual que en otros territorios de frontera después de la caída del reino Granada, en 1492- de lo que se podrían denominar unos nuevos “Repartimientos”, en este caso de monte baldío concejil, que se vienen llevando a cabo desde principios del siglo XVI. Creo que hablamos en alguna ocasión de este tema, que más tarde provocaría problemas por la manera de realizar tal reparto, pues estas donaciones de tierra aprobadas por el Rey a veces no se hicieron con las debidas garantías de imparcialidad debida, lo que hizo que en el último cuarto del siglo XVI se enviase a un juez a investigar y estudiar la manera en que el reparto de tierras se había realizado.
 
Lo cierto es que debido al ‘parón’ en la roturación de tierras que se produce desde el siglo XIV -que en el siglo XV comienza a moverse pero muy ralentizado por la problemática de ser zona fronteriza- a comienzos del siglo XVI todavía muchas de las antiguas tierras de labranza seguían ocupadas por terreno de monte que pertenecía al concejo de Cehegín. Era, como hemos dicho, monte baldío concejil.
 
El aumento poblacional provocó la necesidad de que se roturaran nuevas tierras y se dispuso donar a perpetuidad terrenos para que fuesen labrados y cultivados. El Concejo las daba en propiedad para siempre, con derecho a escriturarlas, y pasarían de padres a hijos. Así se hizo. Con el tiempo, en los siglos XVI y XVII, muchos de estos terrenos pasaron a poder de las familias más adineradas. Esta fue la causa por la que algunos hacendados cehegineros -que ellos o sus antepasados habían sido caballeros cuantiosos y en los siglos XVI y XVII consiguieron título de hidalguía merced a pleitos y ejecutorias- amasaron sus latifundios y grandes propiedades de tierras, ya que, en ocasiones, estas donaciones de terreno que habían llegado a familias de renta mediana acababan girando hacia familias grandes, que se apoderaban legalmente de ellas bajo compra (con o sin presión) y en otros casos de manera ilegal. En otros casos se les otorgaba a esas mismas familias ricas. Aunque éste último asunto es más raro, mucho más, porque el roturar un terreno montuoso llevaba implícita una carga importante de trabajo y dinero entre el momento de la donación y cuando ya estaba en producción, de modo que las familias pudientes preferían, generalmente, esperar a que estuviera roturado y entonces, como hemos dicho, comprarlo o quedarse con él, evitando todo el laborioso proceso de convertir el monte en un terreno productivo.
 
Estos repartimientos son muy interesantes ya que nos dan una indicación del monte baldío concejil que había en Cehegín, así como el nombre de las personas a las que se les daba la propiedad. Son indicativos de una nueva coyuntura económica que está apareciendo en Cehegín, un aumento poblacional y también la llegada de foráneos, algunos de ellos extranjeros llamados por un cierto crecimiento económico que es perfectamente observable en la expansión del casco urbano.»
 
La fotografía se corresponde con una donación del llano de Rompealbardas a Juan Hidalgo, de 14 de julio de 1532. Archivo Municipal de Cehegín.

 

Galería de Vídeos

COMENTARIOS

Aún no hay comentarios en este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

PUBLICIDAD

Agenda

Planificando agenda.

Información

Farmacias de Guardia telefonos-interes-cehegin

PUBLICIDAD

Últimos Tweets

Chicago Web Design

Un proyecto de comunicación basado en la profesionalidad, honestidad y transparencia a la hora de analizar lo que ocurre, cuándo, cómo, dónde y por qué. Todo contado de una forma clara y sencilla. ACERCA DE NOSOTROS

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

HISTORIAS Y PAISAJES

ÚLTIMOS COMENTARIOS

  • ceheginpaco:

    […] Cehegín vive de lleno el Viernes de Dolores con la procesión de ‘Los Negros&#...

  • Recuperando memorias poéticas, manifiesto – Cultura y Vanguardia:

    […] de Cehegín. Nuestra exploración sobre la figura de Fernando Gil Morales nos ayudó ...

  • María José:

    Hola! Mi tatarabuelo era Blas Brando(S. XIX), hijo de Domingo y Mariana (todos de Villa Marat...

  • Norberto Marín:

    Hola: Si me pasas el segundo apellido del Florenciano más antiguo, igual puedo encontrar su...

  • Norberto Marín:

    Si tu abuela, Ana María Guirao Florenciano, era de Cehegín, te puedo aportar datos. Lo de los...

  • lapanoramica.es - © Copyright 2014, Todos los derechos reservados
    Aviso Legal | Ley de Cookies
    Diseñado por Esdide