Pedro Abellán, artista y estudiante ceheginero de 2º de Bachillerato de Artes Plásticas: «en el detalle de cada obra está la vida»

 

 

Descubrimos al artista casi por casualidad. En una peluquería, cuando nos enseñaron unas fotos de sus retratos en un teléfono móvil. Pronto nos informaron de su nombre, apellidos y parte de su currículum: se llama Pedro Abellán, es ceheginero y estudia 2º de bachillerato de la modalidad de Artes Plásticas en el IES ‘San Juan de la Cruz’, en Caravaca. Y dentro de unos meses hará las maletas para cursar la licenciatura de Bellas Artes. Aún no sabe en qué ciudad, lo que sí tiene muy claro es que será fiel a la tinta y al grafito, al bolígrafo y al lápiz, porque asegura que «me ayudan a crear obras reales, y en el detalle está la vida».

-¿ DESDE CUÁNDO TE INTERESA EL DIBUJO, LA PINTURA, EL ARTE…. TIENES 
ALGÚN ARTISTA COMO REFERENTE?

Yo creo que, como todos o casi todos a los que nos gusta el dibujo o la pintura, comenzamos desde niños. Sin embargo, el interés más consciente y maduro comienza años más tarde. Respecto a tener referentes, pues obviamente sí. Son, principalmente, autores que se mueven en el mismo ámbito que yo, la figuración. Siento predilección por el dibujo: me gustan Jaime Valero o Eloy Morales entre otros, y el que, para mí, es el mejor pintor vivo, Antonio López. De éste último admiro, sobre todo, su forma de entender el proceso de trabajo, es decir, metódico, lento y tranquilo, cada día enfrentándose cara a cara con la obra y mejorándola; entendiendo que no está acabada hasta que uno no la arranca del estudio para ponerla en venta o enseñarla, y siempre estableciendo ese vínculo con la realidad, pero haciendo que la pintura o el dibujo no dejen de ser eso mismo, pigmentos o grafito.

Para hacer fotografías ya están las cámaras. Esos son quizás los contemporáneos de los que más apuntes he tomado. Por otro lado, de toda la antigüedad clásica, quizás siento mucha más sensibilidad hacia la escultura de Bernini o Miguel Ángel, o la pintura barroca de Caravaggio. Y de las acuarelas de mi padre, obvia y claramente.

– ACABAS DE CITAR LOS RECUERDOS DE TU INFANCIA, CUANDO VEÍAS A TU PADRE EN PLENO PROCESO CREATIVO. ¿QUÉ TE SUGERÍA VERLO CON LOS PINCELES?

Yo entraba cada dos por tres a la habitación donde pintaba y veía absolutamente todo. Lo mismo me quedaba callado mirando un rato, que le preguntaba cosas, que le pedía que me hiciera un dibujo para colorear. El estilo de mi padre es también muy figurativo y eso, obviamente, caló en mí desde muy pequeño.

Cada dibujo que yo hacía, a pesar de ser un niño, pretendía imitarlo y, por lo tanto, hacer que se parecieran a la realidad, aunque no dejasen de ser dibujos hechos por un crío. Yo copiaba mucho lo que me gustaba de otros artistas, sobre todo ilustradores. Y no comencé a hacer las mías propias hasta que no cogí confianza en mí mismo. No puedo nombrar una primera obra, pero sí un momento a partir del cual considero que mis dibujos sufren un antes y un después, y es cuando empecé con el bolígrafo. Fue justo en ese momento cuando quizás cogí mucha más soltura y empecé a dibujar a gente cercana e incluso a mí mismo, cosa que antes me abrumaba y me parecía impensable.

– APARTE DEL ANTECEDENTE DE TU PADRE, ¿ALGUIEN 
MÁS EN EL COLEGIO O EN TU ENTORNO TE ANIMÓ A SEGUIR CREANDO?

La verdad es que fuera del apartado familiar, casi nunca me han animado. Y es algo que no se dice, pero es así. Hablando en un ambiente escolar, se orienta siempre al alumno a salidas profesionales en las que sea fácil la ganancia de dinero. Esto choca de frente y de forma turbulenta con casi todas las ramas del arte.

Lo que yo he vivido han sido comparaciones con otros, más apreciaciones malas que buenas e incluso personas que auguran tanto mi fracaso, como el de los demás. Aunque también cabe mencionar que sí ha habido algunos ejemplos, sobre todo de buenos profesores (de estos hay muy pocos) que sí me han apoyado y han apostado por mí. Hay más cosas malas que buenas, ya digo: pero tampoco es esto, ni mucho menos, un calvario.

– Y LO QUE COMENZÓ COMO UNA AFICIÓN INFANTIL, ¿SE HA CONVERTIDO EN UN RETO DIARIO? 

Para mí, dibujar comenzó y sigue siendo una diversión. Igual que otros juegan a la consola, hacen deporte o salen de copas, yo me planto encima de la mesa. Como motivo escojo cualquier cosa que me guste o me diga algo. Pero me es innegable que, con el paso del tiempo, me lo tomo como un trabajo y una forma de superación, porque yo mismo veo progresos cada vez que acabo una de mis obras.

Y quizás por eso con muchos de los dibujos he acarreado una relación de amor-odio bastante pesada. Algunos, sinceramente, se me han hecho tan tediosos que los he aborrecido y dado por acabados, mientras que otros me han encantado. Yo no busco el realismo fotográfico. Yo quiero que al acercarse alguien a uno de mis dibujos, se vea la línea, el trazo. Eso me parece bonito. Lo que sí tengo es una gran obsesión por el detalle, que no es lo mismo, porque en el detalle está la ‘vida’.

5- ERES DE LOS QUE PIENSAS QUE EL ARTE EXISTE PARA EMOCIONAR, PARA EMBELLECER, O ES SOLO UNA EXPRESIÓN PLÁSTICA QUE SIRVE PARA PAGAR LAS FACTURAS?

Éste es un tema muy hondo del que se han escrito largos libros. Voy a hablar solamente de mi caso, y es que yo represento algo que me parece bonito, divertido, o incoherente. El dinero, ya vendrá algún día si es que puede venir, y queda muy en segundo plano.

El arte para mí es una forma de ocio, de entretenimiento. Para el que lo hace y sobre todo para el espectador. El único sentido que debe tener una obra es que sea disfrutable, ya sea por un asunto u otro. Lo demás es totalmente secundario.

– APARTE DE LOS RETRATOS A TINTA Y GRAFITO, ¿QUÉ OTRAS DISCIPLINAS ARTÍSTICAS TE INTERESAN?

Para los dibujos de tinta uso rotulador azul de distintos tonos (para rellenar fondos) y bolígrafos, normalmente dos diferentes. Un BIC de toda la vida para los tonos suaves y cualquier otro que sea más oscuro para hacer contrastes más acusados. El típico grafito es la otra técnica que practico; me gusta mucho la monocromía, aunque hace poco he hecho algún experimento con bolígrafos de colores que me ha resultado interesante.

La verdad es que apenas he tenido contacto con la pintura. A pesar de que pretendo moverme en el arte a dos dimensiones, es la escultura la que suscita verdadera pasión en mí y me emociona mucho más que la pintura o el dibujo. Pero creo que yo nunca sería capaz de esculpir ni la mitad de bien de lo que hago un dibujo, y que no tendría la suficiente paciencia y ‘maña’ para eso. Ojalá me equivoque. En cuanto a técnicas mixtas como el collage estoy abierto a probarlas, pero reconozco que soy muy ‘cerrado’ en cuanto a estilo.

– SI EN EL FUTURO DECIDIERAS VIVIR DEL ARTE, ¿ERES CONSCIENTE DE LO 
DIFÍCIL QUE ES ESE MUNDO?

Pues, tal y como el historiador del arte Gombrich decía, » el artista que es bueno es reconocido en su propia época». Sé que hoy el artista es visto como algo en relativa decadencia, que queda cada vez más en sombra dependiendo del ámbito. Y sé que es algo demasiado inestable.

También creo que mucha gente piensa que el arte, o es astronómicamente caro, o vale una miseria. Y esto es culpa de todos los que venden sus obras a precios irrisorios. Yo, mientras pueda dedicarme a algo relacionado con lo que me gusta o me quede algo de tiempo libre para eso, estaré contento. La figura del ‘artista atormentado’ que pinta a partir de sus emociones (muy al estilo Van Gogh) ha hecho mucho daño a este mundo, y el ser un poco ‘fantasmilla’, como yo digo, creo que es algo hasta necesario para poder tener éxito. 

–  ¿CUÁNDO PODREMOS VER TUS OBRAS EN UNA EXPOSICIÓN? 

Pues en Caravaca de la Cruz, todos los años los alumnos de bachillerato de artes plásticas participan en una exposición en la Casa de la Cultura. Yo el año pasado colaboré con 3 formatos pequeños y uno mediano, cuatro ‘boligrafiados’.

Lo que vi fue, desde fuera y desde dentro, es que la exposición tuvo el éxito justo. Este curso se volverá a hacer, pero aún no hay fecha. Ahora mismo sí que estoy preparando una exposición en solitario. Lo que tampoco sé es cuándo, ni cómo, ni dónde. Pero prometo que pronto se verá algo mío. Para quiénes ya quieran ver algunos de mis trabajos, pueden consultar mi cuenta de Instagram @pedroabellan_

 

CATEGORIAS :

COMENTARIOS

Isabel 26 marzo, 2017 a las 12:43 pm Responder

Leer y saber acerca de lo que hacen y opinan jóvenes como Pedro nos devuelve cierto orgullo de pertenecer a la especie humana al tiempo que una impactante instantanea de que la edad no lleva necesariamente aparejado el atributo de la madurez de pensamiento. Muchas felicidades, Pedro y que sigas disfrutando de ser como eres y de tener un cerebro tan estimulantemente lúcido. He disfrutado con la lectura de la entrevista y espero con curiosidad conocer tu trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

PUBLICIDAD

Agenda

Planificando agenda.

Información

Farmacias de Guardia telefonos-interes-cehegin

PUBLICIDAD

Últimos Tweets

Chicago Web Design

Un proyecto de comunicación basado en la profesionalidad, honestidad y transparencia a la hora de analizar lo que ocurre, cuándo, cómo, dónde y por qué. Todo contado de una forma clara y sencilla. ACERCA DE NOSOTROS

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

HISTORIAS Y PAISAJES

ÚLTIMOS COMENTARIOS

  • ceheginpaco:

    […] Cehegín vive de lleno el Viernes de Dolores con la procesión de ‘Los Negros&#...

  • Recuperando memorias poéticas, manifiesto – Cultura y Vanguardia:

    […] de Cehegín. Nuestra exploración sobre la figura de Fernando Gil Morales nos ayudó ...

  • María José:

    Hola! Mi tatarabuelo era Blas Brando(S. XIX), hijo de Domingo y Mariana (todos de Villa Marat...

  • Norberto Marín:

    Hola: Si me pasas el segundo apellido del Florenciano más antiguo, igual puedo encontrar su...

  • Norberto Marín:

    Si tu abuela, Ana María Guirao Florenciano, era de Cehegín, te puedo aportar datos. Lo de los...

  • lapanoramica.es - © Copyright 2014, Todos los derechos reservados
    Aviso Legal | Ley de Cookies
    Diseñado por Esdide