Naturalizar el proceso de adaptación escolar

 

Carnen Corbalán ChicoCarmen Corbalán Chico
Pedagoga y Máster en Logopedia

Al hilo de la encuesta realizada en la revista digital ‘La Panorámica’, referida al periodo de adaptación escolar, cabe realizar algunas reflexiones. Teniendo en cuenta que este periodo no afecta de la misma manera a los niños y que, afortunadamente, la mayoría lo afronta con actitud positiva y tranquila, no podemos olvidar que para otros, supone un tiempo de inquietud e incertidumbre.

En primer lugar, hay que señalar que el periodo de adaptación no afecta de manera directa sólo al niño que se incorpora a un colegio o guardería, sino que también supone un proceso, cuanto menos “incómodo” para la madre, el padre y/o la figura de apego de éste. Es importante considerar que los niños son especialmente sensibles a los cambios, por lo cual, la paciencia ha de ser una cualidad fundamental en los adultos implicados en el proceso.

Una separación siempre es traumática para el que la sufre, sea niño o adulto, aunque, es el niño, por su condición, el que la manifiesta más abiertamente, con lloros, rabietas, falta de apetito… Si a ello le sumamos el hecho de ajustarnos a unos horarios inamovibles y la adaptación a unas normas más estrictas de lo habitual, lo que debería ser una experiencia placentera e ilusionante, se convierte en un periodo frustrante y temido en el seno de algunas familias.

Bajo mi punto de vista, hay algunos factores “ambientales” que podrían modificar este proceso, y se basan, fundamentalmente, en “naturalizarlo”. Cuando el niño llega por primera vez al colegio, no sabe muy bien qué se va a encontrar. De repente, ha de quedarse en una fila hasta que un adulto (maestro/a), al que no conoce, le diga qué tiene que hacer. Cuando vuelve la mirada, se encuentra con un montón de madres y padres, con caras de “preocupación”, intentando prolongar la despedida. Y así cada día.

dibujo

Supongamos que, en vez de realizar este ritual en las mañanas del periodo de adaptación, los padres pudieran llevar al niño tranquilamente a su aula, pudiendo permanecer durante un periodo no muy largo de tiempo dentro de ella, como acompañamiento al inicio del día. Cuando el niño iniciara su actividad de manera normal, los padres abandonarían la clase sosegadamente. Eso sí, incidir en que éstos no habrían de permanecer mucho tiempo, ya que el niño tiene que percibir la oportunidadde independencia y crecimiento individual, lo cual no es posible con la presencia permanente de los padres. En este supuesto, el maestro o maestra estarían más tranquilos, no se necesitaría un “regimiento” de apoyos a la hora de la entrada, y, ese “círculo vicioso” de llantos, nervios y pataletas, desaparecería, haciendo que el niño se sintiera más seguro.

Factores como el descanso y la alimentación también afectan al hecho de afrontar la mañana con la energía necesaria. Si el niño ha descansado lo suficiente y está bien alimentado estará más predispuesto al juego y a la realización de actividades. En caso contrario, se sentirá apático y desmotivado. Por otro lado, considerar si el periodo de adaptación es largo o corto, es aventurarse a decir que todos los seres humanos somos iguales, funcionamos de la misma manera o tenemos las mismas necesidades. Cada niño precisa un ritmo distinto. Hay niños que se adaptarán durante los primeros días y otros que necesitarán todo el curso para poder someterse a la dinámica escolar. Sólo sería cuestión de establecer los tiempos adecuados a cada uno, y es aquí donde el papel del cuidador/a es fundamental.

Lo que sí podemos concluir es que, convertir la entrada al colegio en una experiencia placentera proporcionará a los niños la percepción de pertenecer a una institución que lo acoge en su seno y le brinda experiencias seguras de aprendizaje. Y ese sentimiento de pertenencia hará que asuman con mejor talante sus valores y normas, así como los conocimientos que en ella se impartan, de los que se sentirán copartícipes.

 

 

Galería de Vídeos

COMENTARIOS

Aún no hay comentarios en este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

PUBLICIDAD

Agenda

Planificando agenda.

Información

Farmacias de Guardia telefonos-interes-cehegin

PUBLICIDAD

Últimos Tweets

Chicago Web Design

Un proyecto de comunicación basado en la profesionalidad, honestidad y transparencia a la hora de analizar lo que ocurre, cuándo, cómo, dónde y por qué. Todo contado de una forma clara y sencilla. ACERCA DE NOSOTROS

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

HISTORIAS Y PAISAJES

ÚLTIMOS COMENTARIOS

  • ceheginpaco:

    […] Cehegín vive de lleno el Viernes de Dolores con la procesión de ‘Los Negros&#...

  • Recuperando memorias poéticas, manifiesto – Cultura y Vanguardia:

    […] de Cehegín. Nuestra exploración sobre la figura de Fernando Gil Morales nos ayudó ...

  • María José:

    Hola! Mi tatarabuelo era Blas Brando(S. XIX), hijo de Domingo y Mariana (todos de Villa Marat...

  • Norberto Marín:

    Hola: Si me pasas el segundo apellido del Florenciano más antiguo, igual puedo encontrar su...

  • Norberto Marín:

    Si tu abuela, Ana María Guirao Florenciano, era de Cehegín, te puedo aportar datos. Lo de los...

  • lapanoramica.es - © Copyright 2014, Todos los derechos reservados
    Aviso Legal | Ley de Cookies
    Diseñado por Esdide