La Puerta de Canara, en Cehegín. Por Francisco Jesús Hidalgo, archivero municipal y cronista auxiliar de Cehegín

 
 
La puerta de Canara, una de las dos entradas principales que tenía el recinto amurallado de la villa de Cehegín, tenía ese nombre, precisamente, porque allí terminaba el camino que venía de Canara, ya desde mucho antes de que se construyera la que hoy conocemos como la Plaza Vieja.
 
Ahora conocemos el dato de que la Plaza Vieja de Cehegín se acabó de urbanizar como tal en el año 1510, y que antes de ella había otra plaza mayor, en otro lugar, que era la que se usó desde tiempos medievales. Lo cierto es que en las actas capitulares de este periodo, 1509-1510, hay bastante documentación sobre su construcción.
 
Hay que tener en cuenta que el fin de la Guerra de Granada y los nuevos tiempos permitieron que este espacio pudiera quedar fuera del recinto original amurallado de la villa, junto a la puerta de Canara, buscando más espacio y comodidad. Este camino era una vía principal de entrada a la villa desde tiempos medievales, fundamental en las comunicaciones y transacciones de bienes y personas desde la población al exterior y viceversa, cuyo trazado entraba por la calle de la Orden hasta junto a la calle que hoy conocemos como del Mesón Viejo, y desde allí continuaba por lo que es la Cuesta de los Herreros y seguía hasta la Cuesta de las Maravillas y calle Nueva para acabar en la dicha puerta de Canara. La calle Nueva en realidad es muy vieja, ya que se le dio este nombre en el siglo XVI y así se quedó hasta hoy en día, una calle Nueva que tiene casi 500 años. Además, aquí, conocemos por la documentación del siglo XIX de un hallazgo espectacular.
 
“En diez de mayo de 1830, estando quitando el escombro de la Plaza Vieja por mandado de la Real Justicia de esta villa de Cehegín y en el sitio donde da principio la calle Nueva, se encontraron diferentes sepulcros de moros, y habiendo descubierto dos, se vieron en ellos en cada uno una calavera, huesos y ropa. Estaban dichos sepulcros fabricados con obras de yeso y cal muy fuertes, y estaban debajo de la muralla de la iglesia en el dicho sitio, junto al murallón segundo que hay en dicha calle, y se advierte haber todavía más sepulcros. Todavía se advierten más junto a los que han encontrado, que están pegados a una piedra grande viva, sobre la cual está fundado el dicho murallón.”
Manuscrito de don Gregorio Ferrer, a través de la copia de don Andrés de Cuenca González, del año 1873, que se conserva en el Archivo Municipal de Murcia. (Al parecer, en la zona indicada se encontraba el antiguo cementerio musulmán).
 
Y en el trayecto de la ladera, ¿sabían que Cehegín, en el siglo XVI y también en el XVII, tenía dos mesones? Eran conocidos como el ‘mesón de arriba’ y el ‘mesón de abajo’. Uno estaba situado en la calle hoy conocida como del Mesón Viejo, y otro en la plaza Vieja. Esa misma calle del Mesón Viejo en el siglo XVII se conocía como la calle del Mesón, y con seguridad éste era el Mesón de la Herradura del que habla Martín de Ambel en su Historia de Cehegín. En uno de estos dos mesones estaban la Franca y la Gascona, dos prostitutas que conocemos por alguna referencia en la documentación. Precisamente la Gascona aparece en la novela, que yo mismo publiqué en 2016, ambientada en el Cehegín de finales del siglo XVI y principios del XVII, ‘Crónica de las almas errantes’.
 
Estos mesones eran lugares de reunión, ocio y paso de transeúntes de todo tipo, pero también eran peligrosos, donde el vino, el juego y la mala vida daban lugar a frecuentes peleas, heridas y muertes de personas. Precisamente, el hecho de que el mesón ubicado en la calle que hoy conocemos como del Mesón Viejo entonces estuviera en las afueras, era indicativo, sin lugar a dudas, de que también ejercía como mancebía de la Villa. Esta calle mantiene una de las denominaciones más antiguas que se han conservado en el callejero ceheginero, ya que la mayoría de calles del siglo XVI y XVII han perdido las denominaciones que tenían entonces para ser sustituidas progresivamente por otras.
 
Donde parece ser que también existía un camino al que se entraba en tiempos medievales desde lo que es la calle Mayor de Abajo, que también era camino antes de ser calle, y que, a fin de cuentas entroncaba con este mismo en la Cuesta de los Herreros, era en El Coso, antes de convertirse en un arrabal de la villa.
 
El Coso ya está documentado con ese nombre a mediados del siglo XVI, como parte del arrabal de la villa de Cehegín y el origen del topónimo posiblemente es del siglo XV o anterior. Creemos que la acepción tiene que ver con el nombre latino cursus, que viene a significar ‘carrera’. Etimológicamente Coso tiene ese nombre por haber sido zona de paso, incluso antes de la construcción del arrabal, y ese significado de carrera habría que aplicarlo en el sentido de calle o camino.
 
En la parte superior de la Cuesta de los Herreros se unirían los dos para desembocar después, como hemos visto anteriormente, en la Cuesta de las Maravillas y en la puerta de Canara.

 
Texto: Francisco Jesús Hidalgo García
Fotografía: Puerta de Canara, en Cehegín. Francisco Jesús Hidalgo García

 

CATEGORIAS :

COMENTARIOS

Aún no hay comentarios en este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

PUBLICIDAD

Agenda

Planificando agenda.

Información

Farmacias de Guardia telefonos-interes-cehegin

PUBLICIDAD

Últimos Tweets

Chicago Web Design

Un proyecto de comunicación basado en la profesionalidad, honestidad y transparencia a la hora de analizar lo que ocurre, cuándo, cómo, dónde y por qué. Todo contado de una forma clara y sencilla. ACERCA DE NOSOTROS

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

HISTORIAS Y PAISAJES

ÚLTIMOS COMENTARIOS

  • José:

    Claro porque el uso debido de un lugar público es que unos cuantos vayan a pegar tiros y matar...

  • ROIRENE:

    Hola. Yo fui al Ceip Martin Chico y hoy casualmente recordando aquellos tiempos he buscado en I...

  • Rafaela:

    Buenas noches Juan, acabo de ver su comentario , ya sé que hace casi un año, pero ha sido hoy...

  • Yolanda:

    Hola: mi segundo apellido es Florenciano,mi abuelo era Antonio Florenciano Marín su apodo era...

  • Ei Man:

    Olá Maria José! Mariana Sorice era hermana de Matteo Sorice que era el padre de bisabuelo: Bi...

  • lapanoramica.es - © Copyright 2014, Todos los derechos reservados
    Aviso Legal | Ley de Cookies
    Diseñado por Esdide