La escucha: puerta de entrada al encuentro con el otro (Educación emocional y relacional para ser personas empáticas)

Juan José Gómez Matallana,
juanjoDirector del Centro de Día
‘Virgen de las Maravillas’

En el anterior artículo en ‘La Panorámica’ (28-11-2014) expliqué los obstáculos y las carencias más importantes que podemos desarrollar en los encuentros con los demás, especialmente cuando se trata de acompañar a personas que sufren o tienen dificultades. Las moralizaciones o juicios de valor, los consejos o sermones, las recetas fáciles o los «paños calientes» de consuelo, vimos que eran ineficaces y contraproducentes si pretendemos ayudar a alguien.

Creo, por mi experiencia y formación personal y laboral, en el poder y el milagro de la empatía, como actitud que nos capacita para «meternos en la piel» del otro y acompañarle desde sus pensamientos, significados, emociones, recursos, creencias, ideas, etc. Cualquier persona que esté inmersa en un proceso de dificultad o sufrimiento es quien mejor sabe cuál es su situación; es ella misma quien conoce qué significa lo que está pasando, cuáles son sus emociones y cuál es su deseo profundo de sanación. En todo caso, las personas que sufren pueden necesitar un acompañamiento que les ayude a reflexionar, les aclare, les remueva, y de ahí tantos servicios profesionales de «-ólogos» y «-peutas» que tenemos a disposición.

El primer requisito para cultivar nuestra capacidad de empatía es saber escuchar. A priori, como decía un sabio antiguo, estamos doblemente dotados para la escucha (dos oídos) que para hablar (una boca) y, sin embargo, asistimos a una sociedad en la que se habla mucho y se escucha poco.

escuchar1

Para escuchar, activa y profundamente, hemos de realizar varios pequeños ejercicios que detallo a continuación:

– Tomar la firme y consciente decisión de trasladar el centro de interés al otro. Reafirmarme en la importancia y la validez de lo que el otro me quiere expresar.

– Ser consciente de los propios pensamientos, emociones, ruidos internos, malestares, prejuicios, etc. Hacer un esfuerzo de acallar esa «hemeroteca interior» y dejar un vacío en mi mente y en mi corazón para acoger «la hemeroteca del otro».

– Gestionar sana y equilibradamente los pensamientos, ideas, tentaciones de consejos, opiniones propias, porque se trata de lo que el otro me quiere expresar.

– Poner toda mi atención en lo que está ocurriendo en el presente, aquí y ahora, dejando atrás «lo del pasado», acogiendo cada detalle, cada gesto y cada palabra de la otra persona.

– Desarrollar mi atención hacia el otro en gestos verbales (devolviendo palabras y sentimientos que son importantes de lo que me ha dicho el otro) y no verbales (moviendo la cabeza, mirando acogedoramente).

– Devolver de forma sencilla y clara lo que hemos entendido de lo que el otro nos ha comunicado.

Si ponemos este tipo de pequeñas acciones en práctica, captaremos de forma más nítida y auténtica lo que el otro me quiere transmitir y, desde ahí, estaremos en predisposición de empezar a caminar con el otro para encontrar una salida, una solución o el alivio de un sufrimiento. La empatía garantiza el resultado.

CATEGORIAS :

COMENTARIOS

Aún no hay comentarios en este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

PUBLICIDAD

Agenda

Planificando agenda.

Información

Farmacias de Guardia telefonos-interes-cehegin

PUBLICIDAD

Últimos Tweets

Chicago Web Design

Un proyecto de comunicación basado en la profesionalidad, honestidad y transparencia a la hora de analizar lo que ocurre, cuándo, cómo, dónde y por qué. Todo contado de una forma clara y sencilla. ACERCA DE NOSOTROS

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

HISTORIAS Y PAISAJES

ÚLTIMOS COMENTARIOS

  • Yolanda:

    Hola: mi segundo apellido es Florenciano,mi abuelo era Antonio Florenciano Marín su apodo era...

  • Ei Man:

    Olá Maria José! Mariana Sorice era hermana de Matteo Sorice que era el padre de bisabuelo: Bi...

  • Domingo Rodríguez Figueroa:

    Las mejores fiestas de toda españa...

  • ceheginpaco:

    […] Cehegín vive de lleno el Viernes de Dolores con la procesión de ‘Los Negros&#...

  • Recuperando memorias poéticas, manifiesto – Cultura y Vanguardia:

    […] de Cehegín. Nuestra exploración sobre la figura de Fernando Gil Morales nos ayudó ...

  • lapanoramica.es - © Copyright 2014, Todos los derechos reservados
    Aviso Legal | Ley de Cookies
    Diseñado por Esdide